Una de las intenciones al crear esta web es que sea, en cierto modo, una especie de diario de mi estación y mi andadura como radioaficionado, así que hoy dejo esta breve entrada para comentar qué me ha llevado a decirle adiós a mi querido TS-950SDX en favor de una línea Yaesu FT-2000D.

La radioafición es un hobby, y como cualquier otro son muchos los factores que entran en juego para poderlo desarrollar de forma satisfactoria. Los equipos que usamos son uno de esos elementos imprescindibles para poder llevar a cabo nuestra afición. No obstante, los radioaficionados deberíamos comenzar siempre la casa por el tejado. Esta afirmación es literal, y es que antes de invertir un solo euro en nuestro shack debemos dedicar el mayor esfuerzo económico posible en el mejor sistema radiante que nos permita la economía, el espacio disponible, y los no siempre comprensivos vecinos. En mi caso, de momento, tengo la mejor antena que el espacio me permite, así que el único margen de mejora posible está en el cuarto de radio.

Si has leído el apartado mi estación habrás descubierto que afirmaba con total seguridad que el TS-950SDX nunca me abandonaría. Así pensaba en el momento de escribir aquellas líneas, pero hay momentos en los que si se quiere hacer algún cambio debemos soltar lastre para poder hacer algo de caja que permita asumir sin demasiado esfuerzo las nuevas adquisiciones. Por otro lado, más allá de la cuestión económica, hay un hecho claro, no tengo espacio suficiente para tener operativos dos equipos de ese tamaño, o al menos no de una forma que haga que su manejo sea cómodo. Con el IC-756-Pro II, el TS-140S y el TS-950SDX, no habia espacio para un nuevo equipo de las dimensiones del FT-2000D y, para qué negarlo, tampoco una economía que me lo permitiera de forma cómoda.

ea7gt 2018 ft2000

 ¿Por qué?

He de reconocer que hay un componente importante de capricho, de ganas de cambio. Hay radioaficionados que cambian de equipos como de calcetines, y otros que los mantienen durante décadas en sus cuartos de radio sin deshacerse jamás de ellos. Yo estoy en un término medio, en mi cuarto aún están operativos  el FT-7B que me introdujo en el mundo de la radio en el año 89 y el TS-140S que lo sustituyó algunos años después, pero el IC-756 Pro II y el FT-2000D son equipos que pasarán de forma pasajera por mi estación, como lo hicieron el IC-706-MKIIG o el TS-950SDX.

Tras 14 años y muchas, muchas satisfacciones, me deshago de un buque insignia de los 90 para adquirir la línea completa de un gama media/alta de 2009. ¿Salgo ganando o perdiendo? Aún no lo se, las primeras conclusiones las comentaré en un post dedicado expresamente a ello. De momento tengo un equipo con más potencia (200W), un DSP notablemente más moderno, y las posibilidades extra que ofrece la unidad DMU-2000 que he conectado a un monitor de 10".

¿Y los SDR?

Ni si quiera han sido una opción, aunque por el precio que he pagado por el SP-2000, DMU-2000, FT-2000D, FP-2000, MD-100 y monitor, podía haber adquirido nuevo a estrenar un modelo de una de las marcas de equipos SDR más reputadas (si no la que más) del mercado, el Flex 6400, y por supuesto, también nuevo a estrenar, el superventas IC-7300, además de otros equipos SDR de otras marcas que perfectamente hubieran entrado dentro del presupuesto.

La calidad de estos equipos es un hecho, y todo indica que el futuro inmediato de la radio pasará por ellos, pero en esta afición, como en cualquier otra, no todo es blanco o negro. La presencia de los ordenadores en nuestros cuartos de radio no es algo nuevo, aunque antes de la llegada de los equipos SDR nuestros PC´s se limitaban a comunicarse con los transceptores para realizar tan solo unas funciones muy básicas. La llegada de la tecnologia SDR ha vuelto las tornas, y ahora los propios equipos de radio son ordenadores dominados por un software que corre en nuestro PC o en algunos modelos, como el mencionado IC-7300 o el nuevo 7610, en el propio equipo.

No obstante, más allá del rendimiento incontestable de estos equipos, entran en juego otros factores más subjetivos y difícilmente medibles, como algo tan aparentemente trivial como la estética y su manejo. Y es que al que escribe le gustan los equipos grandes y con muchos botoncitos. Y no, no es un capricho gratuito basado únicamente en el aspecto. La disposición de una buena cantidad de controles, botones y perillas en el frontal del equipo nos permite acceder a funciones básicas tan solo con un gesto, sin ninguna necesidad de moverse por menús que no siempre son intuitivos. Para mi es esencial esta comodidad, accediendo a los menús tan solo de forma ocasional para acceder a funciones o parámetros menos habituales. En mi antiguo TS-950SDX las funciones básicas del DSP se ajustan a través de un menú y no, no es práctico. En el saco de los SDR pequeñitos y sin apenas botones está el IC-7300.

Por todo lo anterior descarto modelos como el Flex-6400, que son dominados por un software que corre en nuestro ordenador. Y es que no, no contemplo la posibilidad de hacer radio exclusivamente con un teclado y un ratón. Podría pensar entonces en la versión M del 6400, pero la inclusión del panel frontal, en el que tampoco sobran botones ni controles y que está dominado por una amplia pantalla táctil, hace que el equipo cueste un 150% más.

¿Por qué el FT-2000D?

Pues porque aunque el modelo no entró con muy buen pie en el mercado, las actualizaciones de firmware y la ampliación con el DMU-2000 lo convierten en un equipo que no está muy lejos en prestaciones del famoso FT-DX9000, que en su día costaba cuatro veces más. ¿Realmente había cuatro veces más prestaciones? No, no las había. El FT-2000 es la evolución de la mítica serie FT-1000, y pese su inicial mala fama, en la práctica (y tras las actualizaciones) estamos ante todo un pata negra de la marca. Sí, un equipo que dejó de producirse en 2013, pero al que la marca aún da soporte y que ofrece posibilidades en recepción y transmisión que todo un coloso de los 90 como el 950SDX no ofrecía de serie (algunas sí podrían instalarse invirtiendo una suma considerable en ampliaciones).

ft 2000 DDe modo que tras considerar varias opciones de segunda mano, siempre dentro de los mismos límites presupuestarios, entre las que se encontraba muy bien posicionado el IC-775DSP, finalmente opté por la línea completa del FT-2000D, que seguro que me dará grandes satisfacciones y que además se adecúa a la perfección a mis gustos estéticos y de manejo, siendo un equipo grande con una buena cantidad de controles en el frontal que permite al usuario acceder a las funciones más importantes de forma intuitiva y rápida.

No puedo terminar este post sin dar las gracias a Hambuy por el gran trato ofrecido a la hora de la compra del equipo, recomendándolos sin lugar a dudas a cualquier compañero que busque una tienda de total confianza.

Estación de EA7GT

 

Código de conducta DX

dxcode conduct

Sitios de interés

logo ure


logo arrl


logo qrz


logo clublog


logo hrdlog